Descripción del Proyecto

Este proyecto apunta a estudiar las sucesivas transformaciones de la mirada sobre lo escrito, a partir de la introducción del papel sellado en el reino de Chile y de su regulación por el juzgado del papel sellado. El período escogido corresponde a los usos del papel sellado en Chile, desde su implantación en 1640 hasta 1817. El estudio permitirá abrir nuevas perspectivas de estudio acerca de los archivos administrativos y judiciales, a la luz de un acercamiento material y sociológico de la cultura escrita en una sociedad colonial de Antiguo Régimen.

¿Cuál es el lugar de los actos notariales en las prácticas de escritura? ¿Cuál es el valor del objeto papel en esta sociedad, situada en los confines del Imperio? ¿Existe un dispositivo que regule el acceso al papel sellado, único soporte del “escrito verdadero” desde 1640? ¿Qué sucede con los otros escritos, los que se concretan sobre papel simple? ¿Qué autoridades administran la demanda y la oferta de papel sellado? ¿Cuáles son las consecuencias de todo ello en la relación social y cultural a lo escrito, y en la relación cotidiana y política con los escribanos?

Si no existe una “policía de la escritura pública” en el Chile de los siglos XVII y XVIII, retomando la expresión que Philippe Artières destina para una época posterior, el uso del papel sellado es se establece a mediados del siglo XVII como un privilegio, el de autentificar las escrituras públicas para confeccionar, con ellas, “escrituras verdaderas”, las únicas válidas en justicia.
Siendo que la prioridad es la seguridad de las transacciones, se tratará entonces de abordar, en todas sus dimensiones, la heurística de las prácticas de lo escrito en la sociedad colonial: supervisada por la superintendencia en Madrid, cabeza de un importante sistema de oficios vendibles en los siglos XVII y XVIII, no excluye sin embargo otros dispositivos de escritura, corrientes pero no autentificados, desplegados por los habitantes del reino para garantizar sus transacciones y sus comunicaciones.
En esos dispositivos, los archivos de los escribanos, llamados notariales, lo sabemos, han conservado pocas huellas ya que, por un lado la protocolización de los intercambios obliga, para que sean válidos en justicia, a emplear papel sellado, y por otra parte, la rareza de los objetos en una sociedad alejada de los centros de producción, llevaba a utilizar todo tipo de objeto y a raramente desechar o deshacerse de lo que fuera, sino reutilizarlo como se pudiera. Se trata entonces de captar el valor de lo escrito mediante los usos sociales de uno de sus principales soportes, acudiendo a la antropología de la escritura y a una reciente historiografía de la memoria judicial.
En efecto, medida fiscal instaurada durante los años 1630 y implementada en los territorios americanos a fines de dicha década, el papel sellado es considerado aquí como un objeto, y su circulación será seguida hasta los confines del imperio español, en el reino de Chile. El objetivo de este seguimiento será, por un lado, establecer el valor social de este objeto respecto de otros soportes de lo escrito, y por otro, respecto de los demás papeles que circulan en la sociedad, para así iluminar las relaciones entre escritura, el soporte papel y el poder de lo escrito y sus transformaciones.
A través del examen del Juzgado del papel sellado y de las atribuciones y prácticas de su tesorero esperamos emprender la historia de una justicia desconocida, encargada de la gestión y administración del papel sellado. Se interrogarán las consecuencias, sobre ciertas prácticas judiciales, administrativas y notariales, de la introducción de este nuevo objeto jurídico y las infracciones ligadas a su mal uso, en las prácticas de escritura pública.

Este proyecto es financiado por Conicyt/Fondecyt. Proyecto Iniciación n°11150817. Investigadora Responsable: Aude Argouse (Universidad de Chile/Ehess de París-Mondes Américains/Grupo de Estudios Historia y Justicia).
Colaboran en este proyecto: María Eugenia Albornoz Vásquez (Grupo de Estudios Historia y Justicia); José Araneda Riquelme (Pontificia Universidad Católica de Chile); Eduardo Gutiérrez Ramírez (Universidad Andrés Bello).

Contacto: oddargo@gmail.com

Anuncios